Por Fernando Jiménez // La Copa de los latinos

Vamos al Hotel Embassy, donde nos dijeron que íbamos a retirar las credenciales para la Copa América. Pero el viaje, de donde estamos, fue por gusto. Recién estaban instalando la sede donde se entregarán las credenciales. ¿Qué pasó?, preguntamos y una señora que habla español nos dice que aún no hay nada. Qué recién el miércoles a partir de las 9 de la mañana entregarán las acreditaciones con foto. Le observo que en todas las Copa América que he cubierto, las sedes están abiertas 10 días antes del inicio y responde que aquí en Los Ángeles se abre el miércoles porque es cuatro días antes del primer partido

 

No se vive un ambiente de fiesta. Esta Copa América será solo para los latinos y la lejanía de los estadios en cada Estado impedirá que un periodista solo pueda cubrir cinco partidos, siguiendo a su selección y por ahí inauguración y final, me dice Jorge Barraza, amigo y colega de muchos años y con quien he cubierto Copa América, desde 1987 en adelante. Jorge continua: “No voy, me hubiese gustado reencontrarme contigo como tantas veces (Barraza fue editor de la Revista de la Conmebol, muchos años), ya tenía mis columnas financiadas y todo, pero ya decidí no ir. No me la voy a pasar metido en mi cuarto del hotel, viendo la televisión, para eso me quedó en mi casa y escribo”, señala compungido.

 

“Mira Fernando, en esta Copa, Estados Unidos, como organizador, recaudará 2 mil millones de dólares, 400 millones irán a la Conmebol. Saca tu cuenta a 100 dólares la entrada, son mil millones, pero ya me dijeron que las entradas están en los 400 y 500 dólares y ni hablar de la final, que puede llegar a los 5 mil dólares, una fortuna. Será la Copa, en la que se recaude más guita y a la Conmebol, le interesa eso, la guita, porque ni le interesará como nos atenderán a los periodistas, ya lo vas a ver. Escríbeme, en la primera sede que vayas”, me dice

 

Y elogia a Qatar “No sabes lo que fue, una maravilla. Un solo centro de Prensa para todo el Mundial. Podías ver hasta tres partidos en tren o bus. Te daban café, leche, pastelitos, podías almorzar y cenar ahí mismo. Te ponían toda la comida en la bandeja. Y si se te pasaba la hora, hasta había camas para que te quedes a dormir. Los buses te llevaban gratis a tu hotel. ¿Te acuerdas cuando estuvimos en Rusia, tan bien organizado, pero Qatar, superó a todas las que hemos ido? Así como me dijiste que venías a Qatar, a la semifinal y final y no viniste guacho. Te digo lo mismo, no nos vamos a ver en Estados Unidos”

 

Con Jorge Barraza estuvimos en Argentina 87, en el Mundial de Estados Unidos 94, en esta misma ciudad de Los Ángeles. Cuando le detectaron el doping a Diego Maradona. En Paraguay 99, después nos volvimos a encontrar en el Mundial Japón – Corea 2002 y Jorge fue con su hijo mayor, después en Perú 2004 y en Argentina 2011, cuando todos los periodistas sudamericanos, lo buscaban para entrevistarlo porque era el Editor de la revista de la Conmebol, que llegaba a todos los colegas de Sudamérica y era muy bien leída, con un diseño estilo El Gráfico.

 

También estuvimos en Chile 2015, cuando sentados en el Palco de Prensa, con Juan Pablo Varsky, me dijo: “Ya no ganas, expulsaron a Carlos Zambrano” y Jorge asintió con la cabeza dándole la razón a Varsky. De ahí saltamos a Rusia en el 2018, Mundial que estuvimos junto a Daniel Arcucci y la FIFA nos dio las entradas para la final Francia – Croacia. La chica que atiende nos dijo: Ustedes no se anotan en Lista de Espera, son Periodistas FIFA. Nos miramos la cara, sonriendo. Es que teníamos más de 5 mundiales cubiertos.

 

La última vez que nos vimos, fue en la cobertura de Brasil 2019, cuando Perú jugó la final con Brasil. A Jorge, le gusta el fútbol bien jugado y de filigrana y terminó molesto tras ver ese partido. “Ni por asomo fue Perú”, igual me dijo Enrique Macaya Márquez, a quien espero verlo en Miami. Y no solo ellos, sino estamos a la expectativa de los colegas sudamericanos que siempre cubren esta clase de eventos. Aunque como dijo Barraza, esta Copa, será de la televisión y de los latinos, que viven en las ciudades donde se juegue la Copa. Y a los periodistas que nos coma el Tigre. No me asustes George, el miércoles vamos por tercera vez a retirar las credenciales, el jueves salimos rumbo a Arlington llegando a las 10 y 30 d la noche, de ahí al hotel y en la mañana ir en busca de las entradas. Al menos así empezaremos esta nueva aventura llamada Copa América 2024