Por: Fernando Jiménez // Retirando Credenciales

En la foto con Héctor “Elito” Gonzales, nuestro reportero gráfico, Bruno, el joven brasileño de la Conmebol, y el personal que trabaja en el Centro de Prensa, de Los Ángeles
En la foto con Héctor “Elito” Gonzales, nuestro reportero gráfico, Bruno, el joven brasileño de la Conmebol, y el personal que trabaja en el Centro de Prensa, de Los Ángeles

Obtener la credencial es una alegría especial. Es como cuando a uno le dan un diploma en el colegio. O un certificado de algún Taller, Seminario o Simposio. Y se preguntará: ¿Pero usted con tantos años en estos menesteres aún se sorprende? Es verdad. Sucede que he visto tantos inconvenientes, jefes de Prensa soberbios, que creen tener más poder del que poseen. Y siempre habrá un ligero temor que no entiendan lo que uno les explique el inconveniente. A los voluntarios, la Conmebol los capacita. Les piden respeto porque cada periodista puede ser una bomba de tiempo y no quieren hacerse problemas. Ellos son bien educados. Hay de todo, los rigurosos, los disciplinados, los sensibles y generosos dispuestos a ayudar y los que comprenden las necesidades de los hombres de prensa. Solo acreditan a los que realmente ellos consideran que serán los portavoces de su Copa América.

A las 9 de la mañana fuimos al Centro de Prensa de Los Ángeles, donde estamos ya hace algunos días. Funciona en el lujoso Hotel Embassy, de la cadena Hilton. Ya había carteles en la entrada del hotel, que indicaban donde estaba el Medium Center, así le llaman acá. Los voluntarios instalados en sus escritorios para atender a los periodistas de los países sudamericanos o centro americanos que cubrirán en esta ciudad. Tres secciones para atender las solicitudes de acreditación.

Nos derivan a un joven brasileño, de nombre Bruno. “Él es de Conmebol”, nos dice una chica colombiana. Vamos hacía él, junto a Héctor “Elito” Gonzales y le explicamos que en la solicitud de acreditaciones a Media Hub, se ha puesto dos reporteros y en realidad a la solicitud de nuestro reportero gráfico, solo le han puesto REPORTERO. Y había que agregarle GRAFICO. Y acceden nuestra petición, porque Edward se ofrece como traductor y Bruno entiende mejor el inglés, que el portugués y el español. No fue culpa de ellos, le dejamos en claro, fue culpa nuestra. Con mucha educación cambian el error y nos dan las credenciales. Imagínense si hubiesen sido cuadriculados y no aceptaban. En virtud de ello, les pido tomarnos una foto juntos y se la reenviaríamos a su WhatsApp cuando se diseñe esta columna.

Empieza bien la Copa América, para nosotros. El jueves salimos al aeropuerto a las 9 de la mañana para embarcar a las 12.40 hacia Arlington, Texas. Haremos escala de dos horas en Las Vegas y de ahí nos vamos donde está nuestra selección. Llegaremos al filo de la media noche solo para alojarnos en el hotel que hicimos la reserva. Roberto Oporto, de Nueva York, me dice para ir a cenar, ni bien llegue. Y con Pepe Valdivia también quedamos en encontrarnos. Vamos a ver cómo se presentan las cosas, de lo que si estamos seguros es que no veremos la inauguración ni el partido Argentina – Canadá, porque estaremos en pleno vuelo y llegando a Arlington.

Ya está todo agendado y previsto. El viernes al mediodía, después del desayuno nos vamos al Centro de Prensa, de Arlington para retirar las entradas. Credencial, no es lo mismo que entrada al Palco de Prensa. Esa noche juega Perú con Chile y seguramente en el Centro de Prensa veremos a los colegas peruanos y chilenos que han llegado a cubrir esta Copa América. De inmediato, instalar la laptop, tomar fotos para avanzar con las notas inactuales, hasta una hora antes del partido para ver las alineaciones confirmadas que suministra Marquitos Cabrera, jefe de Prensa de la Federación Peruana de Fútbol. Marcos trabajó conmigo en AL TOQUE, cuando recién empezaba. Y las fotos de Andrés Lino, con quien estuve en Rusia en el Mundial 2018.

Ese es el trabajo del periodista o enviado especial. Ahora con el avance de la tecnología, se hace más simple. Chequeamos la edición por WhatsApp, hasta sugerimos si hay cambios en las páginas, que edita Abelito Saavedra o el diseño de Paul Gibson. Tenemos que aprobar las páginas para que se filmen y no se haga un cuello de botella. Y al final del partido escribir rápido la columna para que llegue a tiempo. Y de ahí una vez enviado el despacho por internet, ir a la conferencia de Prensa y ver lo que dice Fossati. Y recabar información de los colegas de la TV que están en zona mixta cuando los jugadores salen del vestuario, rumbo al bus.

Después, al filo de la media noche, cenar y dormir hasta el sábado a la tarde que salimos en otro avión rumbo a Kansas, previa escala en Orlando. En Kansas City juega Perú ante Canadá, el martes 25 y tenemos que cubrir los entrenamientos. Al siguiente día enrumbar a Miami, aterrizaremos el miércoles a las 10 de la noche en el aeropuerto de Fort Lauderdale, al hotel reservado que tenemos en Miami por cuatro noches y quedarnos para el Perú – Argentina, el viernes 29 y el 30 regresar a Los Ángeles, para dos días después ver el Brasil – Colombia. Y ver cómo quedó Perú en su grupo y si pasamos a la segunda fase

Así se vive la Copa América. Las últimas que fui le fue bien a Perú. Espero que esta nueva edición sea igual para alegría de todos los peruanos