Con el chavo en el chat

0
12
Columna En la boca del tunel
Columna En la boca del tunel

Escribe: Fernando Jiménez

“Hola Mencho querido, cómo va todo por Lima”, leo ayer lunes por la mañana en el mensaje de mi whatsaap. Habla Chavo, bien, todo bien, gracias a Dios. Gracias por compartir tus conocimientos en el Conversatorio de hace poco, le digo respondiendo su saludo. “Te cuento que voy a comentar para Fox Sport, el Boca – Universitario. Viajo el jueves a la mañana a San Juan y te quiero pedir un favor…”. Sí – le digo – de qué se trata. “Tienes algún contacto para llegar a Gregorio Pérez, me han encargado que le haga una nota para Fox”. Espera un poco. Te averiguo, le respondo.

Lo llamo por teléfono a Rubén Marrufo, Jefe de Prensa de la “U”, y le cuento el pedido del Chavo Fucks, Inmediatamente Rubén me pasa el teléfono del Jefe de Equipo. “Lo llamo ahorita, dile que se comunique con él que lo conectará con el profe”, me responde Rubén y me pasa el whatsaap del señor Norvany. El Chavo me agradece y me pregunta si Alejandro Hohberg es nieto de Juan Eduardo. Le digo que sí, que su abuelo fue técnico de Alianza y de la “U” además fue mundialista con la selección uruguaya de antaño. “El nació en Córdova, Argentina, pero se nacionalizó uruguayo y fue un histórico de Peñarol. Jugó en el Mundial de Suiza en el 54 en el cual Uruguay quedó cuarto”.

Considero que ese es el ideal de todo periodista. Tiene que documentarse antes de encarar una entrevista. El periodismo argentino es muy exigente. Conocer al personaje es muy importante para sacarle una buena entrevista. El Chavo ya es recorrido en estos menesteres. Lo conozco de cuando cubría Independiente, allá por el 86 cuando jugaba en ese equipo Franco Navarro. Era bromista, siempre alegre y nos topábamos con él, Jorge Barraza, para El Gráfico, y otros colegas que cubrían ese Independiente que lo dirigía el Pato Pastoriza y su estrella máxima era Ricardo Bochini.

Lo que si no sabía del Chavo, es que fue arquero de Racing en sus años juveniles. Me lo contó cuando tomábamos un café por Miraflores. “Era el tercer arquero cuando el Pato Fillol atajaba en Racing. Un día fuimos a jugar un amistoso a una provincia y el suplente no fue por lesión. Me llevaron a mí. El estadio estaba repleto y el Pato me dice: Chavo me voy a hacer el lesionado para que atajes vos. Me quería morir. Fillol era mi ídolo. Y se lo dije. Ataja nomás Chavo, todo va a salir bien. Esa tarde atajé y parece que no lo hice mal porque al final todos me felicitaban”.

Al poco tiempo dejé de atajar. Tuve una lesión que me impidió seguir, me contaba. “Pero no podía dejar el fútbol, era mi pasión. Había un Semanario por Berazategui, cerca de mi casa en Dock Sud y fui a que me dieran una oportunidad. Me la dieron y ahí empecé mi carrera periodística. Trabajé con el más grande: Víctor Hugo Morales. Extraordinario relator, te digo más, para mi mejor que José María Muñoz. Tenía mejor léxico y buena vocalización. Ya después llegó la televisión y hasta espectáculos hice en un programa de la tele”. El jueves lo escucharemos comentando el Boca – Universitario por Fox Sport a las ocho de la noche.